Viaje a la Bretaña, segunda parte

La segunda etapa del tour de Bretaña consiste en un recorrido por la península de Crozon, una costa recortada, con acantilados, faros y pequeños pueblos marineros. Cuenta además con la ventaja de no soportar la presión turística de la costa norte, con lo que en pleno verano las visitas se pueden realizar con calma y sin colas.

playa de Morgat, en la penísula de Crozon
playa de Morgat, en la penísula de Crozon

 

Nos dirigiremos, en primer lugar al pico Menez-Hom,  situado en la misma línea de costa, tras tomar un desvío en la carretera departamental D-83. Su posición estratégica lo convierte en un lugar privilegiado para contemplar la bahía de Brest y para situar en el mapa todos los puntos que visitaremos a continuación. Es además, una montaña llena de leyendas. Cuentan que el rey Marc’h (que significa «caballo» en bretón y al que le crecieron orejas de caballo debido a una maldición) fue enterrado en lo alto de esta colina. Sobre su (supuesta) tumba hay un montículo de piedras que va creciendo con las que aportan los visitantes. El objetivo es que alcance la altura suficiente para que el alma del rey pueda ver el campanario de la pequeña iglesia de Santa María, a los pies de Ménez-Hom, y así alcanzar la salvación, por intercesión de la Virgen y pese a las tropelías que cometió en su vida…En fin, cada uno es libre de echar o no una piedra…

Después de disfrutar contemplando la línea de costa, bajaremos a la preciosa playa de Morgat para pasear junto a antiguos palacetes y casas de veraneo, pintadas en colores suaves. La playa es  muy ancha y al principio uno se pregunta por qué los bañistas han colocado sus sombrillas y bártulos tan lejos del agua. El régimen de mareas, que se aprecia a ojos vista si nos detenemos un rato, justifica  las precauciones de los bañistas.

Morgat_0
Morgat

 

Desde Morgat, en un corto trayecto en coche, alcanzamos el Cap de Chèvre (Cabo de la cabra), un antiguo puesto de observación en la II Guerra Mundial desde el que podremos disfrutar de unas vistas del océano casi en formato gran angular: de derecha a izquierda, la punta de Penhir y los islotes conocidos como Tas de Pois (manchas de guisante), la isla de Sein, la punta de Van y la punta de Raz.  Os dejo una foto para que podáis disfrutar con las vistas del mar y  la vegetación: plantas de porte modesto, debido a la fuerza del viento, pero que forman auténticas alfombras tapizando el suelo arenoso de rosa y amarillo.

Vistas desde el Cap de Chevre
Vistas desde el Cap de Chevre

 

Siguiendo por la misma carretera y antes de parar a descansar en el pueblecito marinero de Camaret-sur-Mer, visitaremos la punta de Penhir, la más bella de todas según los entendidos.

Vistas desde Penhir

 

Hay que tener mucho cuidado porque se alza sobre un acantilado espectacular, de más de 70 metros. Así que abstenerse los que padecen vértigo, aunque vale la pena vencerlo y asomarse al filo para contemplar las aguas que cambian de color con la luz y el oleaje, en todas las tonalidades del turquesa al cobalto.

Asomándose a Penhir

 

Mientras seguimos disfrutando del paisaje, la carretera nos conduce a  Camaret sur mer, el primer puerto langostero de Europa hasta hace unos 30 años, situado en el fondo de una ensenada que cierra un dique natural, al que llaman “Le Sillon” (el surco). Lo mejor es  dejar el coche a la entrada y disfrutar del paseo a lo largo del muelle, con tiendas de productos náuticos, restaurantes, buenas heladerías y crêpes hechos al momento. Al final del paseo se encuentra la Torre Vauban, que llegó a albergar un horno de fabricación de “balas rojas”, balas de cañón incendiarias, que seguro harían estragos entre los barcos que asomaran sin permiso por la ensenada.

Como curiosidad, en  Camaret-sur-mer se llevaron a cabo, en 1801, los primeros ensayos de un rudimentario barco sumergible con capacidad para cuatro personas. El ingeniero inglés que lo diseñó (llamado Fultón)  le puso el nombre de  “Nautilus” casi 70 años antes de Julio Verne le diera este mismo nombre al submarino del capitán Nemo.

Camaret sur Mer

 

Otro de los lugares que vale la penar visitar, junto a la torre Vauban, es la capilla de Notre Dame de Rocamadour, en la que paraban los peregrinos de los países nórdicos de camino al santuario de Rocamadour, en el interior de Francia. Como agradecimiento por haber llegado a puerto, depositaban sus ofrendas en esta pequeña iglesia. Ahora, los ex-votos en forma de maquetas de barcos cuelgan del techo de la capilla, como si  todavía estuvieran navegando en el aire. Después de esta visita, nada mejor que descansar junto al pequeño faro en el que rompen las olas,

Antes de marcharnos de Camaret  no hay que perderse el yacimiento de Lagatjar, situado en un alto, cerca de la playa de Toulinguet, con 65 menhires repartidos en apenas 200 metros. Por cierto, Lagatjar significa en bretón “ojo de gallina” ¿?

Menhir_6

Para culminar esta jornada marinera, nos dirigiremos por carreteras apenas transitadas a Landevennec, en la puerta norte de la península de Crozon, donde se encuentran las ruinas de la antigua abadía benedictina de San Guenole (el santo protagonista de la leyenda fundacional bretona, que contaré en otra etapa). Al estar protegida de los vientos del atlántico, Landévennec goza de un clima  suave, por eso los cipreses, las palmeras y las higueras crecen en los jardines de la abadía, que acaban en la misma línea de mar.

De camino a Landevennec, un mirador en la carretera permite contemplar un antiguo cementerio de barcos de la II Guerra Mundial.  Barcos que, a pesar de los muchos años de abandono, conservan cierta dignidad, al menos vistos de arriba. Uno se pregunta qué hacen allí, oxidándose sin remedio,  en un lugar tan hermoso.

 

Anuncios

3 comentarios en “Viaje a la Bretaña, segunda parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s