Viaje a Sajonia: Dresde, segunda parte

Otra buena manera de disfrutar de Dresde es abandonar el centro histórico y dirigirnos con tranvía hacia la zona nueva de la ciudad, llamada Neustadt. Como curiosidad, en verano se celebra en este barrio el Bunte Republk Neustadt Festival, tres días del mes de junio en los que Neustadt se proclama autoindependiente y maneja hasta una divisa propia.

Pero aunque no viajemos en esas fechas, vale la pena acercarse hasta las calles Göerlitzer y Alaun Strasse para visitar el Kuntshof-Passage: un conjunto de patios de manzana, a los que se accede por pequeños callejones y que concentran numerosas tiendas de decoración y artículos de escritorio, librerías, cafeterías y restaurantes. Todo con un ambiente muy bohemio.

En el patio del agua, podemos ver una fachada de color azul turquesa, con embudos y tuberías diseñados para que al caer la lluvia se produzcan sonidos musicales. Cuentan que los arquitectos rusos que proyectaron este edificio se inspiraron en el ruido que hacia el agua en las cañerías de su casa de San Petersburgo. Además, como nunca llueve igual, la música que producen estos curiosos instrumentos de viento es también distinta cada vez.

El patio de la metamorfosis es de color amarillo, con láminas metálicas en la fachada.

Otro de los patios más sorprendentes es el de los animales, con enormes jirafas y balcones hechos de mimbre, que le dan un aire colonial.

Y en el patio de los seres fabulosos podemos aprovechar para cenar en el restaurante LilaSosse, (https://www.facebook.com/pages/Lila-So%C3%9Fe/139457086092804) que sirve muchas de sus sus recetas en una especie de potitos, como los yogures de cristal antiguos. El ambiente es acogedor, sobre todo por las noches, con las velas encendidas en la terraza.

También con el tranvía que sale desde la Albertplatz podemos acercarnos a conocer una antigua lechería, la Pfunds Molkerei, http://www.pfunds.de/, con su preciosa decoración de cerámica: azulejos pintados a mano de la firma Villleroy&Bosch. La lechería fue fundada por una pareja de granjeros que al llegar a Dresde con solo seis vacas se percataron de las malas condiciones en las que se trasladaba la leche desde los pueblos vecinos. El Sr Pfund puso en marcha su pequeño negocio para servir leche de calidad directamente al cliente. Además, según dicen, inventó la leche condensada, la leche en polvo para bebés, el jabón de leche de cabra para pieles sensibles y, finalmente, la leche pasteurizada en el año 1900.

Hoy en día, la lechería Pfund es una de las mayores atracciones turísticas de Dresde, y punto de venta y degustación de más de 120 tipos de quesos alemanes, franceses e italianos. Ofrece, incluso, vasos de leche fresca espumeante, servida directamente del grifo como si se tratara de cerveza de barril.

Aunque seguiremos la ruta por Sajonia, concluyo aquí estos pequeños apuntes para visitar Dresde: una ciudad preciosa, con su historia de esplendor barroco y de sufrimiento bélico, con su animada vida nocturna en la zona de los patios, con calles comerciales de grandes marcas, a las que acuden, según me cuentan, grupos organizados de turistas rusas para hacer sus compras navideñas.

Con todo, lo mejor para despedirse de la ciudad es pasear sin prisas por el Grossen Garten, construido en 1676 como jardín de caza para el príncipe de Sajonia. Su pasillo central conduce, majestuoso, hacia el palacete de verano. También lo recorre un pequeño circuito de ferrocarril infantil y en el lago Carlota se pueden alquilar barcos de recreo. Como contrapunto, en una de las esquinas del parque se encuentra la fábrica de  Volkswagen, un diseño “rompedor” de acero y cristal en el que se fabrica uno de los coches más lujosos de la marca: el Phaeton (hijo de Helios, según el mito griego). Aunque, la verdad, el destino mortal del temerario Faetón al conducir la cuádriga del Sol no parece demasiado apropiado para dar nombre a un vehículo…ni siquiera de gama alta.

Entrada al Grossen Garten

 

Anuncios

Un comentario en “Viaje a Sajonia: Dresde, segunda parte

  1. Me han gustado mucho las fotos que acompañan la descripción del recorrido. Has despertado mi interés por conocer Dresde .

    Y sigue contándonos tus viajes de este modo tan ameno e ilustrativo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s