Por el Puerto Viejo hacia Francia

Iniciamos la ruta justo antes de cruzar el tunel de Bielsa-Aragnouet en dirección a Francia, después de dejar el coche junto a unos edificios a la derecha del tunel. Un cartel informativo nos muestra el recorrido por el sendero PR 182.

DSC02652

Nuestra primera intención era llegar al Puerto Viejo (casi 2 horas), pero al final, motivados por el relato y las fotografías del libro “Franchir les Pyrénées, sur les chemins de la liberté”, que habíamos comprado unos días antes en Arreau, decidimos seguir adelante y cruzar hasta el valle de Géla.

Es una ruta larga, con 714 metros de desnivel y 6 horas de recorrido si contamos la parada en el mismo Puerto Viejo para reponer fuerzas. Además, al no ser circular es necesario disponer de un segundo coche en Le Plan d’Aragnouet para el regreso, pero compensa el esfuerzo. Más aún si tenemos en cuenta que, como tantos otros caminos pirenáicos, está cargado de historia, pues lo hicieron 6000 exiliados españoles, desde el pueblo de Bielsa, entre abril y junio de 1938, en un episodio que se conoce como “La bolsa de Bielsa”

Para saber más, aparte del museo en la plaza mayor de Bielsa, se puede ver el documental La bolsa de Bielsa, el puerto de hielo, que cuenta como el aislamiento de la 43ª división del ejército republicano en el valle y el temor al ataque de la aviación alemana llevaron a organizar la evacuación de la población civil, que no estaba equipada para pasar un puerto a 2400 metros de altitud, todavía con mucha nieve en la parte francesa.

Mientras comenzamos el ascenso por la fuerte pendiente que atraviesa un bosque de pinos, en dirección al torrente de Pinarra, no cuesta demasiado imaginar lo dura que debió ser la travesía para ancianos y mujeres calzados con alpargatas,  muchas de ellas con niños en brazos.

DSC02653
Inicio de la ruta. Al fondo, el torrente de Pinarra

Después de unas cuantas lazadas, remontamos el torrente y dejamos de ver la carretera. La senda avanza ahora paralela al riachuelo y va ganando altura. Al fondo aparecen ya las zonas de pastos que, después de llegar a una cabaña,  nos acompañarán el resto del recorrido.

DSC02655

 

DSC02658

Hay que dejar atrás el desvío que indica Puerto de la Forqueta y seguir en dirección al Puerto Viejo, que vemos frente a nosotros, aunque a una distancia un poco engañosa: parece que no falta nada, pero cuesta llegar y en el último tramo la pendiente se hace bastante pesada.

En pleno agosto, apenas nos encontramos a nadie: un grupo familiar que ha cruzado el puerto desde Francia y algunos montañeros que regresan del Ibon de Pinarra, visible desde lo alto del puerto.

Una vez en el Puerto Viejo, una placa conmemorativa (repuesta después de  ser arrancada al poco de su colocación) nos recuerda la travesía de los exiliados, mientras del otro lado se abre ante nosotros el valle francés de Géla.

DSC02665
Vistas desde el Puerto Viejo hacia España

Captura placa

DSC02670copia
Vistas a Francia desde el Puerto Viejo

La senda del descenso, que desde el puerto se observa bien trazada sobre la ladera,  nos acerca lentamente hacia el valle de la Géla, atravesando algunas torrenteras secas, mientras el ganado contempla nuestro paso sin inmutarse.

DSC02672

 

Una vez en el valle, que sorprende por  su amplitud, nos dirigimos a la cabaña de pastores, situada junto al río, que ahora se abre en hilos de agua como si fueran las raíces de un árbol. A nuestra izquierda, remonta la senda que lleva a los lagos de Barroude.

 

DSC02685

DSC02686

Al poco de dejar atrás la cabaña, con el rebaño recogido en el cercado y el pastor saludando, un cartel nos indica la dirección a tomar para alcanzar el Pla d’Aragnouet en apenas una hora más de recorrido. El camino, muy ancho, no tiene ninguna dificultad, aunque resulta incomodo en algunos tramos en los que discurre, literalmente, sobre piedra.

Cuando por fin llegamos a la carretera, resulta inevitable pensar en todas aquellas personas que en 1938 dejaron atrás sus casas  para llegar aquí huyendo de la guerra, apenas con lo puesto, después de que el camino les forzara a abandonar fardos y maletas de cartón sobre la nieve.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s